¿Está Taiwán siendo «ucranizado» por Washington?

Soldados honran en Taipei a Chiang Kai-shek, líder del Kuomintang y opositor a Mao Zedong. © Münzenberg Medien, Foto: Stefan Pribnow, Foto: Taiwán, 6.2.2023

Berlín, Alemania (Weltexpress). La «independencia» de Taiwán significa la guerra. Los dirigentes de la República Popular China lo han dejado claro en repetidas ocasiones tanto a los títeres de EEUU en Taiwán como a sus titiriteros en Washington durante décadas. En este momento, sin embargo, parecen decididos a jugar con fuego.

La cuestión de Taiwán afecta a la soberanía y la integridad territorial de China y se sitúa en el centro de los intereses fundamentales de China, por lo que no deja lugar a compromisos. Esto también fue reconocido por Washington durante mucho tiempo y se evitaron las provocaciones. Sin embargo, desde el «pivote estadounidense hacia Asia» geoestratégico y militar del presidente Obama (alejándose de Europa y centrándose en Asia), las fuerzas antichinas del aparato de poder estadounidense han comenzado de nuevo a apoyar a los círculos secesionistas de Taiwán y exigen cada vez más suministros de armas estadounidenses a Taiwán.

Cuando la administración Trump asumió el poder en Washington en 2016, las provocaciones antichinas aumentaron de año en año, una evolución que continuó bajo la presidencia de Biden y que ha adquirido dimensiones extremadamente peligrosas en relación con la cuestión de Taiwán. Cuando los observadores se preguntan hoy si Washington persigue la «ucranización» de Taiwán, hay razones muy reales para ello.

Utilizar Ucrania como ariete tenía como objetivo debilitar estratégicamente a Rusia y las sanciones comerciales y financieras pretendían arruinar su economía. En este caso, Estados Unidos, la OTAN y la UE han fracasado en todos los ámbitos. Por tanto, resulta aún más sorprendente que los estrategas antichinos de Washington sigan la misma estratagema contra la República Popular China en una forma ligeramente modificada con el fin de debilitar geopolíticamente a Pekín y -basándose en una falsa sensación de superioridad- provocarla militarmente.

Desgraciadamente, Estados Unidos y su perro faldero en Londres, en su distanciamiento, aún no han comprendido que todos los intentos de utilizar a Taiwán para contener a China están condenados al fracaso. Los primeros comentarios desde China, por ejemplo el Global Times, próximo al gobierno de Pekín, advierten a todas las «fuerzas externas» que juegan con la cuestión de Taiwán que China ya no es el país que era hace 100 años, y que el mundo de hoy ya no es el mundo de hace 100 años. Cualquier observador serio debería tener claro que la determinación del gobierno y el pueblo chinos de lograr la reunificación nacional es inquebrantable. Por lo tanto, cabe esperar que Pekín responda siempre con firmeza a cualquier acto de violación del «principio de una sola China» o a las provocaciones de las fuerzas hostiles chinas en Taiwán y sus alrededores.

El 95% de los países del mundo representados en la ONU, incluido Estados Unidos, han reconocido el «principio de una sola China», que ha sido el ancla para mantener la paz en el estrecho de Taiwán durante los últimos 45 años. El principio establece que sólo hay un Estado chino, con capital en Pekín. En este Estado, sin embargo, hay dos sistemas económicos y sociales diferentes, uno en el continente, que se gobierna desde Pekín, y otro en la provincia china de Taiwán, que se gobierna desde la capital de la isla, Taipéi. De acuerdo con el «principio de una sola China», se preveía y se prevé un acercamiento y una integración económica y social pacíficos y a largo plazo en el marco de la reunificación. A lo largo de varias décadas, Taiwán y China continental se han acercado de hecho siguiendo las líneas previstas.

El nuevo Primer Ministro de Taiwán por gracia de Estados Unidos, Lai Ching-te, puso finalmente fin a esta situación en su discurso inaugural en Taipei el 20 de mayo. En él, adoptó una postura radical e intransigentemente provocadora hacia Pekín. Habló de dos Estados y subrayó la independencia de la supuestamente soberana Taiwán. Al mismo tiempo, en su discurso intentó «internacionalizar» la cuestión de Taiwán y justificar sus ambiciones secesionistas bajo el disfraz de la democracia, al tiempo que pedía ayuda a actores externos (Estados Unidos y otros).

Con eslóganes sobre «la construcción de un nuevo Taiwán democrático, pacífico y próspero», Lai Ching-te apenas ha disimulado una nueva versión de la teoría de los «dos Estados chinos», extremadamente provocativa para Pekín, tirando así por la borda el «principio de una sola China». La reacción de Pekín fue correspondientemente aguda.

La provocación de Lai suponía una «amenaza significativa para la paz en el estrecho de Taiwán y en el mundo» y era «un serio desafío al principio de una sola China y al actual orden internacional». Taiwán es una parte inalienable de China, un hecho universalmente reconocido por la comunidad internacional, y cualquier intento de las fuerzas secesionistas de cambiar esto es inaceptable», declaró el Global Times el 21 de mayo.

Lai exagera desesperadamente el supuesto estatus internacional de Taiwán e intenta «construir una imagen internacionalmente reconocida de “Estado soberano” con retórica democrática». Esto exacerba las tensiones y la inestabilidad en el estrecho de Taiwán y «supone una grave amenaza para la estabilidad regional y la paz mundial», continúa el periódico.

Con declaraciones como «el Taiwán democrático es un faro mundial» y «Taiwán saluda a un nuevo mundo, el mundo saluda a un nuevo Taiwán», Lai se reviste superficialmente de valores democráticos, pero en realidad busca el apoyo internacional para «la independencia de Taiwán». Esta ambición corre el riesgo de sacrificar la paz y la estabilidad regionales e incluso mundiales para hacer realidad su oculta agenda política de secesión. Las palabras y acciones erróneas de Lai no sólo no aportarán a Taiwán seguridad y prosperidad reales, sino que podrían llevar a Taiwán a una situación peligrosa y sumir al pueblo taiwanés en el desastre, advierte el Global Times.

El 23 de mayo, a estas palabras siguieron las primeras acciones. En respuesta a las declaraciones separatistas de Lai, China inició maniobras militares a gran escala en el estrecho de Taiwán. Según un comunicado de prensa emitido por el Ejército Popular de Liberación chino (EPL) el jueves por la mañana, se trata de ejercicios militares conjuntos del ejército, la marina, la fuerza aérea y las tropas de misiles en zonas próximas a Taiwán. Los ejercicios no sólo tienen lugar en el estrecho que separa la isla de Taiwán de China continental, sino también al norte, sur y este de Taiwán. Esto sólo puede interpretarse como un ejercicio de bloqueo aéreo y marítimo de toda la isla y una advertencia a Lai.

Al mismo tiempo, se incluyen en el ejercicio las aguas que rodean las islas de Kinmen, Matsu, Wuqiu y Dongyin, frente a la costa de Taiwán. Estos islotes están situados en el estrecho de Taiwán, frente a la costa sudoriental de China continental. Sólo dos kilómetros separan las islas de Kinmen y Matsu, que Taipei ha convertido en fortalezas contra la República Popular China con la ayuda de Estados Unidos, del territorio continental chino. Ambas islas fueron escenario de encarnizados duelos de artillería entre los años 1950 y 1970.

Si el nuevo primer ministro Lai sigue insistiendo en su rumbo secesionista, Kinmen y Matsu podrían convertirse de nuevo en el foco de la crisis de Taiwán. Sin embargo, incluso con la ayuda estadounidense, estas islas ya no pueden defenderse contra un ataque serio del continente.

En un editorial del 22 de mayo, el Global Times advertía contra nuevas provocaciones y hacía hincapié en tres puntos: «Cuanto más radicales sean las provocaciones de Lai y su gobierno, antes llegarán a su fin. Cuanto mayor sea la provocación, más fuertes serán las contramedidas. Si siguen actuando imprudentemente, sólo acelerarán su autodestrucción. La «independencia» de Taiwán acabará conduciendo a la reunificación.

En segundo lugar, las contramedidas de China continental no se quedarán sólo en palabras. Nuestra «caja de herramientas» está cada vez mejor abastecida, nuestra capacidad para tomar contramedidas sustanciales es cada vez más fuerte, y nuestras medidas son cada vez más precisas y eficaces. Además, estas contramedidas se llevarán a cabo de la manera y al ritmo que determinemos, de modo que los resultados de nuestras contramedidas consolidarán y reforzarán aún más el control y la iniciativa de China continental sobre la situación en el estrecho de Taiwán.

En tercer lugar, la cuestión de Taiwán afecta a la soberanía y la integridad territorial de China y se sitúa en el centro de los intereses fundamentales de China, por lo que no deja lugar a compromisos. Las fuerzas externas (Estados Unidos y otros) deben comprender que los intentos de utilizar Taiwán para contener a China están condenados al fracaso. … Las fuerzas externas no deben avivar el fuego. … Cualquier violación o provocación por parte de fuerzas hostiles a China, China devolverá el golpe con decisión, siempre. La China de hoy no es la China de hace 100 años, y el mundo de hoy no es el mundo de hace 100 años. La determinación del gobierno chino y del pueblo chino de lograr la reunificación nacional es inquebrantable».

Datos recientes del Departamento del Tesoro estadounidense muestran que China se ha desprendido de cantidades récord de activos en dólares, lo que pone de relieve el alejamiento del país de los activos en dólares. En los tres primeros meses del año, Pekín se desprendió de bonos del Tesoro estadounidense y bonos de agencias por un total de 53.300 millones de dólares. Al mismo tiempo, aumentó sus compras de oro y otras materias primas, como muestran los datos. Se trata de un nuevo golpe de Pekín a los estadounidenses. A principios de abril de este año, la Secretaria del Tesoro estadounidense, Yellen, visitó Pekín y rogó a sus dirigentes que siguieran invirtiendo sus excedentes de divisas en dólares para no poner en peligro la estabilidad del «probado» sistema del dólar estadounidense como moneda de reserva mundial. Al fin y al cabo, China también se beneficia de este sistema.

Los últimos datos del Departamento del Tesoro estadounidense sugieren que Pekín piensa de otro modo.

Artículo anteriorDocumentación: ¡Guerra en contra de nuestra planeta tierra!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí